Coyolxauhqui: diosa de la luna azteca

En la rica y compleja mitología azteca, Coyolxauhqui emerge como una de las deidades más fascinantes y poderosas. Su historia y su papel en el panteón azteca revelan una compleja red de mitos y simbolismo que refleja las creencias y los valores de esta antigua civilización mesoamericana.

¿Quién es Coyolxauhqui?

Coyolxauhqui, cuyo nombre se traduce como «Cascabel Dorado», es una de las hijas del dios de la guerra, Huitzilopochtli, y la diosa Coatlicue. Según la mitología, Coatlicue quedó embarazada de Huitzilopochtli de una manera misteriosa, lo que provocó la ira y los celos de sus hijos, incluida Coyolxauhqui.

Historia de Coyolxauhqui

Según la leyenda, Coyolxauhqui y sus hermanos tramaron un complot para asesinar a su madre, Coatlicue, debido a la deshonra que sentían por su embarazo inexplicado. Sin embargo, Huitzilopochtli el dios del sol, quien estaba protegiendo a su madre, interrumpió el plan y se enfrentó a sus hermanos. Coyolxauhqui lideró el ataque, pero Huitzilopochtli, con su astucia y poder divino, logró vencerla y la decapitó.

La decapitación de Coyolxauhqui simboliza la victoria del sol (representado por Huitzilopochtli) sobre la luna (Coyolxauhqui). Este mito captura la lucha cósmica entre la luz y la oscuridad, el bien y el mal. La cabeza de Coyolxauhqui, que se dice que es la luna, se convirtió en un símbolo importante en la cosmovisión azteca.

Cabeza de Coyolxauhqui diosa de la luna azteca
Cabeza de Coyolxauhqui diosa de la luna azteca

Significado de Coyolxauhqui

La etimología del nombre «Coyolxauhqui» proviene de la lengua náhuatl, el idioma hablado por los aztecas. Analicemos su composición:

«Coyolli»: Significa «cascabel» en náhuatl. Se refiere a un instrumento sonoro compuesto por una esfera hueca con piedrecillas en su interior que emiten un sonido característico al moverse.

«Xauhqui»: Este término puede tener varias interpretaciones, pero generalmente se traduce como «rostro» o «cara». También se puede asociar con «piedra preciosa» o «adorno».

Por lo tanto, el nombre «Coyolxauhqui» se interpreta comúnmente como «Cascabel Dorado» o «Rostro de Cascabel«. Esta denominación evoca la imagen de una diosa con un adorno de cascabel en su cabeza o una cara adornada con cascabeles, que es una característica distintiva de su representación iconográfica.

Símbolos de Coyolxauhqui

En la iconografía azteca, Coyolxauhqui se representa como una joven guerrera con una serpiente en forma de cascabel que rodea su cabeza. A menudo lleva una falda de papel amate y porta armas como un escudo de serpiente y una maza adornada con plumas. Su imagen decapitada con la lengua extendida y los ojos abiertos también es común en el arte azteca.

La figura de Coyolxauhqui es significativa en la mitología azteca, ya que encarna temas importantes como la violencia, el poder, la dualidad y el ciclo cósmico. Su decapitación y la posterior transformación en la luna simbolizan el renacimiento y la regeneración, ya que la luna pasa por diferentes fases. Además, Coyolxauhqui representa el poder femenino y la rebelión contra la opresión.

Disco monolito de la diosa de la luna azteca Coyolxauhqui en el Museo del Templo Mayor en México
Disco monolito de la diosa de la luna azteca Coyolxauhqui en el Museo del Templo Mayor en México

El Culto y las Celebraciones a Coyolxauhqui

El culto a Coyolxauhqui era prominente en la religión azteca. Se le rendían homenajes y se realizaban rituales en su honor. Una de las celebraciones más destacadas era el festival de Panquetzaliztli, que tenía lugar en el mes azteca de diciembre. Durante este festival, se llevaban a cabo procesiones, danzas y ofrendas dedicadas a la diosa decapitada.

Además, Coyolxauhqui estaba estrechamente asociada con las guerreras águila, conocidas como las «Coyolxauhqui» o «Mujeres Serpiente». Estas guerreras, vestidas con trajes de plumas y portando escudos y lanzas, honraban a la diosa a través de sus habilidades marciales y se consideraban sus seguidoras.

El Legado de Coyolxauhqui

A pesar de su trágico destino, Coyolxauhqui continúa siendo una figura relevante en la cultura y el arte mexicano. Su imagen y símbolos relacionados se encuentran en numerosas obras de arte modernas, incluyendo pinturas, esculturas y tatuajes. Su historia y simbolismo también han sido objeto de estudio e interpretación en diversas disciplinas, como la antropología, la historia del arte y la mitología comparada.

En la actualidad, Coyolxauhqui es valorada como un símbolo de la fuerza femenina, la resistencia y la capacidad de renacer frente a la adversidad. Su legado perdura como recordatorio de la importancia de equilibrar los opuestos y de abrazar tanto la luz como la oscuridad en nuestras vidas.

Autor

    por
  • Jennifer

    Soy Jennifer, Creadora de Dioses Y Diosas. Me encanta la mitología desde muy pequeña, he invertido mi tiempo en aprender sobre el tema por mi cuenta. En Dioses y Diosas comparto curiosidades sobre la mitología que ha fascinado a la humanidad durante siglos en un formato fácil de entender para cualquier persona.

Comparte

Deja un comentario